Cuadro comparativo de normativas municipales

 

 

Ciclomotores

Motocicletas. Cilindrada en cc.

 

Fecha

<50

<80

80 - 175

> 175

<125

<350

<500

dos
tiempos

4 tiempos
<250

>250

Getxo

21/07/2006

 

87

98

101

 

 

 

 

 

 

Portugalete

-

 

80

 

 

 

 

 

83

80

86

San Sebastián

17/10/2000

92

96

98

101

 

 

 

 

 

 

Irún

14/01/2005

92

96

98

101

 

 

 

 

 

 

Burgos

12/07/1995

 

80

80

80

 

 

 

 

 

 

Benidorm

24/04/2002

81

78

 

 

80

83

85

 

 

 

Denia

14/04/1994

 

78

 

 

80

83

85

 

 

 

Bilbao

10/06/2000

 

77

80

82

Acuerdo de Ginebra de 20 de marzo de 1958

Vitoria

17/07/2000

 

77

80

82

Acuerdo de Ginebra de 20 de marzo de 1958 y posteriores


Una simple mirada a este cuadro deja ver que la ordenanza aplicada en Getxo es la que adoptó el Ayuntamiento de San Sebastián el año 2000 y copió Irún en 2005, pero limitando el valor de emisión de los ciclomotores a 87 dBA., quizás teniendo en cuenta el objeto principal de esa norma:

Artículo 1.-Objeto y ámbito de aplicación.
1. La presente Ordenanza tiene por objeto regular, el ruido producido por los vehículos a motor y especialmente por los ciclomotores, motocicletas y análogos que influyen en las condiciones ambientales del término municipal de Getxo y es causa perturbadora para las actividades, reposo o tranquilidad de las personas., con el fin de prevenir, vigilar y reducir la contaminación acústica, preservando y mejorando el medio urbano y la calidad de vida.


Unos valores como los establecidos por San Sebastián e Irún bien podría decirse que dan ‘barra libre’ a la emisión de ruido por ciclomotores y motocicletas, aunque viendo los valores de municipios cercanos como Portugalete, o mediterráneos como Denia, podríamos pensar que en esos lugares sí limitan el ruido del tráfico. Nada más lejos de la realidad, en esos municipios el ruido producido por los ciclomotores es el mismo antes y después de establecer sus normativas. ¿Pasará lo mismo con Getxo?.

En Getxo con los valores aprobados y haciendo cumplir la norma se podría notar algo la reducción de ruido en los ciclomotores ya que los valores aplicados a las cilindradas superiores son tan altos que será difícil que infrinjan los límites establecidos.

Hay que tener en cuenta que el ruido en todos los casos es provocado, ya que todos los vehículos vienen provistos de los correspondientes silenciadores. En el caso de los ciclomotores especialmente, se sustituye ese silenciador por otro que emite muchos más decibelios.

Nos sorprende que el único concejal que manifiesta su preocupación por los límites establecidos es el sr. Almansa:

En términos generales les parece correcto el texto presentado, si bien manifiestan dos observaciones, en relación a los límites máximos sonoros emitidos por motocicletas, que les parecen laxos

Para el portavoz del grupo municipal que presenta la ordenanza, Sr. Burzako , el nivel de emisión de ruidos es el mayoritariamente adoptado:

Respecto a la tolerancia de ruidos y el nivel de decibelios asumido, manifiesta que se han adoptado medidas en coherencia con las que están vigentes mayoritariamente.

Pero nadie, absolutamente nadie, plantea situaciones comparativas con otros municipios y pregunta porqué se ha adoptado unos valores en vez de otros. Imaginemos la situación de Portugalete comparada con Getxo, en el caso de los ciclomotores, son 87dBA contra 80 u 83 según la motocicleta.. La ordenanza de Getxo sanciona a quien sobrepase en 6 dBA el máximo permitido, menor que la diferencia con Portugalete, Si se tiene en cuenta que ayuntamientos como Alicante sancionan por una diferencia de 2 dBA pensamos que hay una anarquía total en cuanto a límites y tolerancias.

No podemos sino asombrarnos de que las normas deban de ser establecidas por cada municipio en su jurisdicción y no por una entidad superior que legisle para todos ellos. Se multiplican las ordenanzas y se mantiene ocupado al aparato burocrático de cada ente local alumbrándose normas dispares en el reino del ‘corta y pega’ con correcciones particulares para tratar de diferenciar.

En fin, esto es lo que hay.


Volver