La Carpa

La Plaza de la Estación se diseñó como un gran espacio abierto sin arbolado ni vegetación, la razón última de ese planteamiento la vimos después, cuando apareció la Carpa.

Temporada tras temporada se monta un zafarrancho enorme y comienza la instalación de una enorme carpa en la Plaza de la Estación.

Montar y desmontar la dichosa carpa lleva su tiempo, operarios, camiones de gran tonelaje irrumpen en la Plaza y comienzan la instalación. La Plaza es ocupada por la carpa, cada vez más tiempo pues hay que justificar el enorme despliegue, se inventan ferias y ferias de lo que sea, es igual.
Se quitan bancos, zonas de juegos, la fuente -bien-, y adiós a la Plaza que ve sus carísimas y sucias losetas agujereadas y rotas para anclar la carpa, todo el espacio es ocupado y el imponente equipo de aire acondicionado se amontona en la trasera o junto a las terrazas produciendo un zumbido en verano que hace verdaderamente molesto permanecer en ellas.



2004-09-11

2004-05-29

2004-05-01


Inicio