Han instalado el mobiliario urbano en la calle Caja de Ahorros, en el tramo recientemente peatonalizado. Observando los tochos de granito alineados en el centro podemos pensar que se trata de bancos. Pero ¿para sentarse en ellos?.  Incómodos lo son en cantidad y su estética mimetiza la nueva zona gris creada en esa calle cuando podían haberse instalado unos bancos que además de cómodos rompiesen la dura línea de cemento de toda esa zona. Visto el remozado parque del río Gobela donde el poco verde que había  ha pasado a ser cemento no nos extraña esta estética de moda en los nuevos diseños urbanos de este municipio. Lo que sí está claro es que no va a ser fácil que roben estos tochos que pretenden ser bancos.

Sentarse en ellos puede acarrear una cistitis o una prostatitis, peligrosísimos. Deberían estar prohibidos por Osakidetza.  La sabiduría popular creó un refrán que viene muy bien al caso: "ni en invierno ni en verano pongas sobre la piedra el ano". Con perdón, pero el refrán es auténtico.